Muy cerca del Centenario del Concurso de Granada de 1922

Dedicado a todas aquellas personas que aman, defienden
y promocionan su ciudad y reciben feroces críticas de otras
personas que aman, defienden y promocionan su ciudad.

Y a 48 años del II Concurso de Cante Jondo de Granada de 1972.

Cuando a Enrique Morente se le preguntó qué le había parecido el concurso contestó: que ha sido muy importante. Pero yo hubiera contado también con cantaores profesionales. (Diario Patria. 20 de junio de 1972). Y es que en el concurso de 1972, que hoy cumple casi medio siglo, solo se permitió participar a cantaores aficionados. Venía a conmemorar los cincuenta años del mítico Concurso de Cante Jondo de Granada de 1922 y, como en aquel, los concursantes no podían ser profesionales.

Hay cosas que quizás nunca sepamos pero lo cierto es que un día como hoy, un 18 de junio de hace 48 años, se conmemoraba el 50 aniversario del concurso de cante más celebrado en la historia del flamenco. Se tiene como el primero de los convocados en el género, pero quizás no fuera así. Algo al respecto tiene escrito Javier Osuna en su estupendo blog Los Fardos de Pericón. Lo que sí es verdad es que hace 98 años, a dos de cumplir los cien, en la plaza de Los Aljibes de la Alhambra granadina se reunió un célebre y nutrido grupo de intelectuales, encabezados por Manuel de Falla y un joven Federico García Lorca, que concitaron al duende para recuperar, recobrar, revalorizar y preservar el canto primitivo andaluz que, estaban convencidos, se estaba perdiendo. Cincuenta años después, en 1972 y en conmemoración, se volvió a repetir un segundo concurso de las mismas características. Fueron los días 17 y 18 de junio, semifinales y final del concurso respectivamente, obteniendo el primer premio Calixto Sánchez, cantaor de Mairena del Alcor.

Carnet Profesional de Enrique Morente. Archivo General de la Administración. Alcalá de Henares (Madrid)

Como se apuntó al principio Morente, el grandísimo cantaor del Albaicín, reprochó a la organización que no se permitiera participar a profesionales. El requisito que demostraba que se era aficionado era no estar en posesión del carnet de artista. Ese del que nos habló María Vargas en la entrevista que le hizo el escultor cañailla Antonio Mota para el último número de la revista La Fragua. Desde mediados de los años cuarenta del siglo XX era obligatorio para poder actuar. Tenían que ser revalidados por un jurado que otorgaba la acreditación de ser artista y conocer el oficio y el género. Agrupando las tres especialidades de cante, toque y baile. Lo gestionaba el Sindicato Nacional del Espectáculo, sindicato vertical perteneciente a Falange, y como no había un grupo específico para el flamenco, a los artistas flamencos se les asignaba la Sección Social y el Grupo de Circo, Variedades y Folklore.

Periódico Ideal, 16 de junio de 1972

Claro, Enrique Morente ya lo tenía y técnicamente estaba apeado de la posibilidad de participar en el concurso. Aunque el maestro también había declarado su falta de motivación hacia los concursos, comentando al respecto que me parecen que son como una carrera de bicicletas y el arte no puede compararse a eso. Recordemos que el primero, el del 22, lo ganó Diego Bermúdez Cala, El Tenazas de Morón, (el autor moronense Luis Javier Vázquez Morilla realizó una magnífica biografía de El Tenazas), siendo presidente del jurado el veterano cantaor jerezano Don Antonio Chacón y como miembros del jurado participaron Manuel Torres y la Niña de los Peines entre otros. Este segundo, como se dijo más arriba se lo llevó Calixto Sánchez y contó como presidente del jurado con el también por entonces veterano Pepe el de la Matrona, cantaor trianero y maestro del propio Morente en los madriles de finales de los sesenta.

Calixto Sánchez. Foto Una Isla Flamenca 2019
Diario Patria, 19 de junio de 1972

Fueron diez los finalistas que se batieron en las semifinales del 17 de junio, quedando cinco para la final del día siguiente. Estos fueron: Francisco Andrés Andrés, Curro Andrés de Granada; Luis Torres Cádiz, Joselero de Morón de la Frontera, Sevilla; Antoñita Reyes Gamito de Málaga; Manuel Chicano Guzmán de Puente Genil, Córdoba; Diego Andrade Martagón, Diego Clavel de La Puebla de Cazalla, Sevilla; Antonio Pérez, El Perro de Paterna de Paterna de Rivera, Cádiz; Rafael Montilla El Chaparro de Córdoba; Calixto Sánchez Marín de Mairena del Alcor, Sevilla; Victorino Campos Fernández, Victorino de Pinos, Pinos Puente, Córdoba y Manuel Ávila Rodríguez de Montefrío, Granada. En total se otorgaron cinco premios, correspondiendo los cuatro restantes a Diego Clavel, El Perro de Paterna, Manuel Ávila y Chaparro de Córdoba.

Foto Una Isla Flamenca 2018

Estos fueron los finalistas de un largo proceso de selección que duró varios meses ya que al concurso concurrieron cuarenta y siete aspirantes (con serias dudas de que no hubiera algún profesional, hay que decirlo), que se disputaron las fases de cuartos en la Peña La Platería, decana en el mundo peñístico flamenco. No se agota aquí el tema, el Concurso del Cincuentenario necesita profundización y mirada crítica. Porque ¿se volverá a convocar uno nuevo en el centenario, dentro de dos años? En el caso de que se convoque un tercer concurso conmemorativo, el del centenario del 2022, no parece lógico volver a dejar fuera a los profesionales. El flamenco es flamenco desde que se profesionalizó a partir de la segunda mitad del siglo XIX. El Tenazas de Morón trabajó contratado en el café cantante de Silverio Franconeti en Sevilla, justo antes de participar en el primer concurso y alzarse con el primer premio.

Primer EP Diego Clavel – 1971
Primer EP El Perro de Paterna – 1971

Era o no era profesional Diego Bermúdez Cala, el Tenazas. Incluso los jurados eran profesionales, algo que parece contradictorio. Por otra parte, muchos de los cantaores aficionados que participaron en el concurso ya tenían una larga trayectoria artística con premios en festivales y concursos a lo largo de la geografía andaluza. Incluso algunos ya habían grabado discos. Este hecho pone en duda el propio concepto de aficionado.


Varios han sido los manifiestos presentados para reivindicar y promover la celebración del centenario. El oficial parte de la entidad organizadora que no es otra que el Centro Artístico, Literario y Científico de Granada. Lleva por título Plataforma Granada 2022: Concurso del Cante Jondo y ahonda en la tradición vespertina de aquel principio de siglo XX. Por otro lado aparece otro crítico pero constructivo con las conmemoraciones realizadas hasta la fecha y que lleva por título Manifiesto por una celebracíon crítica y fecunda del primer centenario del Concurso de Cante Jondo de 1922. Lo firman José Manuel Gamboa, escritor y productor musical, José Javier León, profesor y autor; Belén Maya, bailaora y coreógrafa, José Luis Ortiz Nuevo, escritor y cómico flamenco y Miguel Ángel Vargas, director de escena y productor. Esperemos que estas iniciativas sean pródigas en el relanzamiento de la cultura musical y de vida que el flamenco representa.

Foto Cátedra de Flamencología de Jerez de la Frontera

Sabiendo que son muchos los datos, los momentos intensos vividos, las miles de páginas escritas y los litros y litros de tinta gastados, decir que quedan esquinas en penumbra, zonas de sombra que será necesario iluminar. Mientras, dejamos aquí la voz fresca y sabia de Enrique Morente, con la guitarra de Manolo Sanlúcar y con una introducción literaria al espectáculo de Manuel Ríos Ruiz. Es una actuación bajo el título «Flamenco: nueva era», celebrado en el Colegio Menor de la Juventud en Jerez, con motivo de los Festivales de España de Arte Flamenco de 1972. El concierto se celebró el día 7 de julio del mismo año, casi un mes después de actuar en el Corral del Carbón de Granada ilustrando una conferencia impartida por Manuel Gallego Morell, concretamente el 12 de junio y que llevó por título «50 años de cante en la voz del granadino Morente». Es muy probable que los cantes fueran similares en los dos conciertos. Enrique Morente acababa de sacar el disco Homenaje flamenco a Miguel Hernández (Hispavox, 1971) y se nota su influencia en el recital. Manolo Sanlúcar a la guitarra sencillamente está soberbio.

Cartel Concurso de Cante Jondo 1922. Autor Manuel Ángeles Ortiz

2 pensamientos sobre “Muy cerca del Centenario del Concurso de Granada de 1922”

  1. Interesantísimo artículo. A ver si es posible que se celebre un centenario inolvidable. Por el bien de todos aquellos que aman, defienden y promocionan el flamenco, desde cada una de sus ciudades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *